Ética empresarial y Responsabilidad social corporativa RSS

  Cinco pautas para una alianza solidaria sostenible 

Imprimir Compartir

  • La colaboración de La Caixa con Gavi ha permitido vacunar a más de 5,4 millones de niños.

  • De su experiencia se extraen cinco recomendaciones para lograr una alianza solidaria eficaz y sostenible.

  • Este caso de éxito podría ser valioso en un momento en que numerosas organizaciones buscan una vacuna contra el coronavirus.


Los resultados de Gavi (Global Alliance for Vaccines and Immunization) son muy convincentes. En menos de 20 años de existencia ha logrado prevenir 13 millones de muertes, vacunar a más de 760 millones de niños y fortalecer los servicios de salud e inmunización en 75 países. Y se calcula que el retorno de la inversión de Gavi es de 21 dólares por cada dólar gastado debido al ahorro en salud, salarios y pérdida de productividad por enfermedad.

Sus orígenes se remontan a una cumbre organizada en 1998 por el Banco Mundial, que congregó a la Organización Mundial de la Salud (OMS), Unicef, académicos, ministros de salud, agencias internacionales y miembros de la industria farmacéutica para estudiar cómo podían proporcionar vacunas a los niños que más las necesitan.

Seis meses después, la Fundación Bill y Melinda Gates lanzó el "reto Gates", que buscaba soluciones innovadoras para superar las barreras que impiden el acceso de millones de niños a esas vacunas.

Como resultado de una nueva cumbre, celebrada en 1999, los principales protagonistas mundiales para la inmunización decidieron trabajar juntos en una alianza, que recibió el nombre de Global Alliance for Vaccines and Immunization (Gavi). Poco después, la Fundación Bill y Melinda Gates se comprometía a donar 750 millones de dólares para financiarla.

Un nuevo aliado
La Caixa, la fundación de CaixaBank, decidió sumarse al proyecto en 2008. Estos 12 años de colaboración se han materializado en la vacunación de más de 5,4 millones de niños gracias a los más de 31 millones de euros en aportaciones realizadas por La Caixa o recaudadas entre sus empleados y clientes hasta junio de 2019.

Se trata de un caso atípico, según el profesor de IESE Joan Fontrodona y Diego Arias, autores del informe Gavi-La Caixa: una alianza de éxito a favor de la vacunación infantil. "No es habitual encontrarnos con este tipo de casos, en los que una institución echa mano de su fuerza comercial para lograr un objetivo que no está relacionado directamente con los resultados financieros propios".

Por ello, los autores han analizado cómo La Caixa logró poner en marcha este programa para conseguir fondos mediante la implicación de la entidad financiera, los empleados y sus clientes. El objetivo es que sirva como ejemplo de buenas prácticas de responsabilidad social y pueda ser imitado por otras organizaciones.

Su experiencia podría ser valiosa en un momento en que numerosas organizaciones tratan de encontrar una vacuna frente al coronavirus para distribuirla en todo el mundo.

Cinco claves de un caso de éxito
Los autores extraen de esta experiencia cinco pautas para lograr una alianza solidaria eficaz y sostenible perfectamente aplicables a otras iniciativas de este tipo:

Determinar un objetivo focalizado y concreto. Un objetivo concreto es más fácil de identificar y de cuantificar, por lo que genera sentido de pertenencia e identidad para los agentes implicados. En este caso, La Caixa solicitó un informe de actuación en el que se concretó el ámbito de la ayuda a un país y una enfermedad.

Informar de los resultados con detalle. Al comunicar los resultados de la donación, no solo se asegura una utilización eficiente, sino que se trasmite una imagen de transparencia que refuerza la confianza. Tanto Gavi como La Caixa informan de sus donaciones con todo detalle, además de que ambas instituciones auditan externamente sus programas.

Equiparar la donación con un producto. La manera más efectiva de comprometer a los empleados en la recaudación es dejar claro que para la organización el paquete de donación es tan importante como cualquier otro producto de la compañía. Los colaboradores y clientes necesitan saber que para la organización la donación es tan importante como las ventas. Y eso incrementa el compromiso y refuerza los vínculos entre la entidad, los clientes y los colaboradores.

Diseñar y utilizar incentivos no monetarios. Para generar mayor empatía y sensibilidad con la causa, es más apropiado utilizar incentivos no monetarios. En este caso, se ha ofrecido la experiencia directa con la causa que se estaba apoyando y el reconocimiento público a los colaboradores que han conseguido un mayor número de aportaciones para aumentar su identificación y compromiso.

Ser ejemplo y comunicarlo efectivamente. Si se pretende que otras organizaciones también empiecen a donar, la organización debe ser la primera en hacerlo para predicar con el ejemplo. Pedir colaboraciones cuando uno también lo está haciendo generará mayor empatía e incrementará la cantidad recaudada. Además, conviene comunicar todos los esfuerzos de manera estratégica. Y no tanto por incrementar la propia reputación como para generar empatía y generar mayores recaudaciones. Nadie se identifica con una organización que comunica sus aciertos si sospecha que lo hace para reforzar su propio ego.
Artículo basado en:  Gavi - "La Caixa": una alianza de éxito a favor de la vacunación infantil
Año:  2020
Idioma:  Español